“No tuve vida de un niño normal, todo era fútbol y colegio”: Falcao

El goleador colombiano es una ‘máquina’ tanto metiendo goles como facturando fuera de los campos.

Convulsión en el estadio Metropolitano de Barranquilla. Gritos de grandes y niños. Volaron las aves, ladraron los perros, se abrazaron desconocidos. Histeria en toda Colombia.

Radamel Falcao se despojaba de su transpirada camiseta de la Selección Colombia luego de ejecutar con acierto el tiro penalti que inscribió a Colombia en el Mundial. Lo que soñaba de niño, era una realidad. 

Su celebración fue castigada con una tarjeta amarilla, que lo excluyó de la última jornada de las Eliminatorias frente a Paraguay.

Entonces, el goleador colombiano se quitó el traje de superhéroe para compartir con sus coterráneos, para hacer crecer su acaudalada cuenta bancaria. El martes en Bogotá ratificó su convenio con una entidad bancaria, y el miércoles le endulzó el día a cuentos de niños que acudieron a un evento de Bonbonbum en La Paila (Valle). Falcao es figura dentro y fuera de los verdes rectángulos.

Vestido con camiseta negra, jeans y tenis verdes, el samario habló de sus inicios, sus anhelos, amores, temores. Y de los penaltis frente a Chile, los que le hicieron quitarse la camiseta y motivaron el gozo en su tierra.

“El primer penalti, sabía que tenía que convertirlo para acercarnos más al empate. Y en el segundo, las probabilidades eran mayores para el arquero, porque ya le había pateado uno. En ese momento no pensé en otra cosa que convertir, realizar bien ese trabajo”, sostuvo el delantero de 27 años.

También añadió sobre las anotaciones de la clasificación: “Hubiera preferido hacer un gol que no fuera de penalti. Sin embargo, ha sido el más importante en mi carrera, porque ratificó la clasificación al Mundial”.

Sueño cumplido

Falcao también rememoró sus inicios en Lanceros, exclub del ascenso colombiano en el que jugó durante cuatro años. “No tuve experiencias de un niño normal, todo era fútbol y colegio”, comentó, al tiempo que definió al River Plate argentino como “mi casa, la familia donde terminé de crecer”.

Y reconoció: “La máxima expresión del fútbol es el gol, por ello, jugar en otra posición es un poco aburrido porque estoy lejos del gol (…). Desde niño deseaba cantar el himno de Colombia en todos los estadios del mundo. En el fútbol he vivido más cosas lindas de las que he imaginado. No tengo palabras para agradecerle a Dios, porque me ha permitido cumplir los sueños de niño”, comentó.

Y luego de clasificación, se trazó un nuevo anhelo: “Quiero dar la vuelta olímpica en el Maracaná”, afirmó el figurón colombiano.

Dones de un goleador

Radamel Falcao García reconoció que su mayor frustración fue no haber podido llegar al Mundial de Súdafrica 2010, tras haber hecho parte del proceso en las Eliminatorias en las que anotó solamente un gol. También orientó a las promesas del fútbol sobre los requisitos que debe tener un goleador: “Debe tener intuición, perseverancia, ambición por convertir, pero sobre todo, ser optimista. Saber que en cualquier momento el gol puede llegar”, indicó.

El miércoles, cautivado por los niños y abierto a responder las preguntas, también manifestó que su padre Radamel sigue siendo su mejor maestro: “Mi padre me corrige algunos errores puntuales cuando juego”.

Su camino hacia el éxito

Se agotarían los calificativos para exaltar a Radamel Falcao García, hombre que respira una total paz espiritual, agradecido con Dios, esforzado como jugador y sobresaliente en su profesión. De eso también habló el jugador de Mónaco francés, del camino hacia el éxito. “No hay fórmula mágica para alcanzar el éxito, solo que nunca se puede renunciar al sacrificio, al trabajo, al esfuerzo. Sin ello no van a llegar los resultados”, sostuvo el virtuoso jugador colombiano.

Y también ponderó el crecimiento de sus compañeros de la Selección: “La mentalidad de la mayoría de los jugadores de Colombia ha evolucionado, porque se relacionan con profesionales de más alto nivel y se cuidan dentro y fuera del campo”, destacó el samario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *