Todo apunta a conciliación entre Millonarios y José Portolés

El español estuvo casi tres horas en las instalaciones del club. La conciliación, una alternativa.

José Portolés presentó sus descargos en las instalaciones de Millonarios, este jueves, entre la 1 y las 4 de la tarde. El español, quien fue informado de su despido como director deportivo del cuadro bogotano, llegó en compañía del entrenador del equipo, el también español Juan Manuel Lillo, quien es su testigo en sus declaraciones ante una comisión de club integrado por un representante de la parte financiera y un abogado.

Portolés, que llegó a las instalaciones del club vestido con la indumentaria deportiva de Millonarios, habló de su labor en el equipo durante su gestión en el equipo al que llegó en octubre del 2013 como asesor y luego fue nombrado como director deportivo.

Aunque este miércoles se conoció que Portolés podría instaurar una demanda contra Millonarios, EL TIEMPO conoció que una de las opciones que se manejan es que haya una conciliación entre ambas partes para evitar la demanda del dirigente español a la institución por ‘despido injustificado’.

Portolés fue informado este miércoles que no seguirá en Millonarios

Alrededor de las 11 de la mañana, del pasado miércoles, Enrique Camacho, presidente de Millonarios, le informó personalmente a José Portolés que no seguirá como director deportivo del club.

En la noche del pasado martes, la junta, que estaba reunida en el Metropolitan Club, ya había tenido comunicación telefónica con él y se le anunció la decisión, a lo cual respondió con un “sí, entiendo”.

Portolés, luego de hablar con Camacho, se marchó sin lágrimas, sin aplausos, pero sí con miradas que decían mucho. “Fue como un sacerdote franciscano”, dijo la fuente.

Este jueves deberá hacer el diligenciamiento de descargas en el club y dirá si está o no de acuerdo con la medida que tuvieron los directivos con él.

La salida del español era un pedido casi unánime de los hinchas y de muchos accionistas. Y después de hacerse pública esa noticia, también era claro que Portolés no se va a quedar quieto. Se dice que demandaría al equipo por despido injustificado.

Listos para la demanda

Una fuente del equipo capitalino aseguró que es una situación que tienen prevista: “Sabemos que estamos expuestos a eso, pero tenemos todas las herramientas jurídicas y la terminación del contrato la hicimos con todo el conocimiento”, aseguró.

Millonarios recurriría a dos artículos del Código Sustantivo del Trabajo para hacer valer el despido como “justo” de su trabajador.

El artículo 62 que habla de la terminación del contrato por justa causa tiene dos numerales a los que recurría el equipo. El apéndice 2 se refiere a: “Todo acto de violencia, injuria, malos tratamientos o grave indisciplina en que incurra el trabajador en sus labores, contra el empleador…”.

Hay actas de la junta directiva en las que se afirma que Portolés no tenía el mejor trato con sus superiores y con empleados del equipo.

El agregado 9 es otro punto que estudia Millonarios: “El deficiente rendimiento en el trabajo en relación con la capacidad del trabajador y con el rendimiento promedio en labores análogas, cuando no se corrija en un plazo razonable a pesar del requerimiento del empleador”.

El brasileño Wesley Lopes y el camerunés Modeste M’bami, dos contrataciones de Millonarios en la época de José Portolés, no cumplieron las expectativas y llegaron a un costo muy alto para el club.

Precisamente, con M’bami hubo un episodio que generó muchas dudas. El volante se ganaba 200.000 dólares semestrales y para continuar, el español dijo que debían hacerle un aumento a 600.000 dólares, pero la Junta dijo que no. Inmediatamente, Portolés dijo que lo dejaran por los mismos 200.000: volvió a recibir un no. “¿Qué iba a pasar con los 400.000 dólares?”, se preguntó la fuente. La confianza, si había, desapareció.

Además, la junta creía que algunos objetivos para los cuales estaban trabajando eran utópicos, como el cambio en el modelo de fútbol del equipo, que incluía la formación de una academia y la reorganización del fútbol base.

A Juan Manuel Lillo, técnico de Millonarios (quien fue traído por Portolés), también se le informó, una vez terminó la reunión del martes, sobre la no continuidad del español. Tuvieron que hacerlo por correo electrónico porque el DT no contestó su celular. Este miércoles, al mediodía, tuvieron contacto con Lillo y al contarle la decisión respondió: “Recibo la información, la entiendo, pero estoy un poco de luto, compréndanme”. Lillo dirigía en la noche de este miércoles el equipo en el clásico con Santa Fe en la Copa Colombia.

Fuente: El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *