Santa Fe tiene algunas cosas por mejorar

santa650-300x184Para un equipo que juega tres torneos simultáneos es fundamental pulir lo que está bien y siempre corregir los errores si es que quiere salir campeón.

Si octubre fue un mes de mucha carga y bastantes juegos para Santa Fe, pues noviembre no será la excepción, jugará ocho partidos en el mes, uno cada tres días. Afronta la Liga Colombiana, la final de la Copa Colombia y las semifinales de la Copa Sudamericana.

Y es por eso que para un equipo que lucha por los tres torneos es importante corregir en tiempo récord lo que está mal, y en Santa Fe hay algunas fallas notorias, como el abuso al juego brusco y físico, el sonante juego al pelotazo, el exceso de confianza y la no terminación de las jugadas y malos pases algunas veces.

Como siempre hay cosas por corregir. Es importante que Santa Fe no entre en el exceso al juego brusco y algunas veces hasta cometer faltas innecesarias, eso ha sido un error en los jugadores de Santa Fe desde tiempo atrás, en especial en los volantes de marca y defensas.

Por ejemplo, la entrega de Yeison Gordillo en el partido contra Independiente en Bogotá fue vital y terminó siendo una de las figuras, pero abusó del juego brusco y estuvo al borde de la expulsión. Quitar el balón limpiamente y entregarlo rápido armando juego colectivo es algo que los volantes correctores y de marca rojos deben mejorar.

Sebastián Salazar algunas veces amarra mucho el balón, no lo toca y lo termina perdiendo. El pelotazo a veces es hasta innecesario, poner la pelota al piso debe ser importante además que Santa Fe tiene jugadores de buen pie. Esos esféricos largos lo dejan dividido y generan un reordenamiento y opciones de gol al equipo contrario.

Ahora, algo que Santa Fe ha logrado mejorar y controlar es el exceso de confianza, como sabemos Colombia es un país triunfalista y el club cardenal antes fue víctima de ello, pues cabe recordar cuando enfrentaba las semifinales de la Copa Libertadores y Wilder Medina afirmaba que ya estaban en la final.

O eliminaciones anteriores en Copa Libertadores y Copa Sudamericana en octavos o cuartos, jugando bien pero con mucha confianza, mirando a los rivales por encima del hombro. Fue una mejora que se notó con la llegada de Gustavo Costas y el retoque de Gerardo Pelusso, el triunfalismo no le cabe a un equipo que quiere hacer historia y ganar títulos.

No terminar las jugadas, los malos pases y no liquidar series y partidos es lo que más preocupa a Gerardo Pelusso. Otra de las fallas que debe mejorar Santa Fe, que algunas veces es víctima de los malos arbitrajes.

Ahí el trabajo técnico es importante ya sea para cerrar un partido atacando, teniendo el balón o defendiendo, lo que vale es hacerlo bien. Pero es inaudito terminar una serie totalmente definida dejando al borde las uñas, entregando la pelota al rival y no replegando la defensa y con mucho nerviosismo. Santa Fe tiene jerarquía pero le falta más, más maña.

Y para esta época del año donde se van definiendo los títulos es cuando más necesita esa garra, esa maña para lograr los objetivos propuestos, es ahí donde se sabe qué tiene para mostrar no solo en Colombia sino en el continente. El buen juego y la estética son notorios, es algo que Gerardo Pelusso lo persevera en Santa Fe, el equipo tiene con qué y repito, tiene jugadores de buen pie.

Otra cosa por mejorar. Wilson Morelo debe dejar un poco la inquietud, la expectativa y el afán. No cabe duda que él es uno de los mejores goleadores en este momento en la Liga Colombiana y encabeza la tabla de artilleros de la Copa Sudamericana, pero hay que tocar el balón, tiene a Quiñones, a Roa, a Seijas, a Anchico, tiene compañeros que también saben definir y celebrar goles.

Una titular que juega bien fue la armó Gerardo Pelusso, y sin Omar Pérez. La ausencia del 10, aunque pesa, pareciera no notarse, y ni pensar cuando retorne, llegará en un momento clave donde Santa Fe lo va a necesitar para suplir las cargas y lo más importante, dar estocadas en finales y momentos cruciales.

Santa Fe juega bien y aguanta sin Omar Pérez, Gerardo Pelusso hizo lo que Gustavo Costas no pudo, jugar sin ‘El Calvo’. Noviembre será el mes más importante para el rojo bogotano en el año y todos los partidos que va a jugar son finales. Se vale soñar, se debe mejorar y lo más importante, no dejar de alentar. Se puede.

 

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *