Santa Fe se impone ante Once Caldas!

Un gol de Wïlder Medina bastó para que los cardenales derrotaran a Once Caldas 1-0, en El Campín.

Los jugadores de Santa Fe volvieron a sacar pecho. Este sábado, superaron una batalla más. Derrotaron a Once Caldas 1-0 en El Campín, con un gol de Wílder Medina, que fue suficiente para defender el liderato del grupo A, en la tercera fecha. Por eso, el equipo se despidió de su afición en medio de coros entusiasmados. El objetivo era mantener el liderato y por eso Santa Fe necesitaba los tres puntos.

Sin embargo, no se apresuró. No fue un equipo explosivo o decidido a conseguir un gol tempranero. Esperó por el tanto con paciencia, sin desespero, como también esperaron los cerca de 20.000 hinchas que lo acompañaron y que contuvieron su celebración hasta el minuto 30.

Santa Fe sabía que no sería fácil, y lo comprobó a los 43 segundos de juego cuando Camilo Vargas le desvió un remate potente a César Arias. Fue la primera gran opción de gol del blanco, quizás, la única. Esa oportunidad prematura fue una leve intensión, no una constante.

Caldas perdió la pelota y, desde entonces, pareció más preocupado por evitar un gol en contra. Y lo hacía bien. Se cerró con eficiencia y destruyó cada ataque cardenal. Santa Fe seguía sin apuros. Sin claridad.

Bastó un instante de lucidez de Omar Pérez, en media hora de juego, para encontrar la fórmula. Como por abajo el Once parecía invulnerable, Pérez cambió la estrategia: lanzó uno de sus pases indescifrables, por arriba; la pelota sobrevoló el área rival y descendió obediente, como a control remoto, en los pies de Medina, quien quedó con el panorama para un riflazo, para un zurdazo violento, no lo hizo.

Medina prefirió escoger su pierna derecha, la que parecía más incómoda, pero a la que le tenía más confianza. Con el borde externo direccionó la pelota al palo izquierdo del arco sur, donde el confundido arquero Cuadrado quedó petrificado. Medina gritó con fuerza, con una sonrisa de oreja a oreja, no solo porque era su tanto número12 en la Liga, sino porque significaba la victoria. La defensa del liderato.

Quedaba aun tiempo y la necesidad del Once Caldas lo obligó a ser más atrevido, pero solo hasta el segundo tiempo mostró un poco más de decisión. Se acercó, de a poco, aunque sin verdadero peligro. Santa Fe aceleró y tuvo un par de remates, con Martínez y Danilo Moreno, que desvió Cuadrado.

No fue un partido con muchas opciones ni con mucho brillo. Santa Fe, sin apresurarse, esperó por su gol, que fue suficiente para ganar, para sacar pecho, porque sigue en el liderato del grupo.

Gerardo Bedoya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *