Santa Fe acabó con 13 años sin ganar en Armenia

El local respaldado por las estadísticas buscaba seguir huyendo del descenso y alcanzar sus primeros tres puntos en el torneo. Mientras tanto, la visita llegaba motivado tras vencer la pasada fecha a Itagüí y meterse entre los ocho. No sería fácil para Santa Fe, el historial era favorable a los ‘cuyabros’, de los últimos 18 partidos por liga, nueve los ganó Quindío, cuatro Santa Fe y cinco fueron empates. 

En un primer tiempo en el que ambos cuadros se demoraron varios minutos en despertarse y atacarse, terminamos sin goles. Pocas llegadas, en la primera etapa y menos emociones, en 0-0 que dejaba mucho que desear, no sólo en Quindío que era el local sino también en Santa Fe que por su jerarquía debía mostrar un juego más ofensivo.

Los segundos 45 minutos sirvieron para que Quindío reaccionara y saliera por los tres puntos para tener mayor tranquilidad con el descenso. Tras pocos minutos de la segunda parte, llegaría una inigualable opción para los locales, un penal.

Luego de una supuesta infracción del central cardenal, Carlos Valdés, el juez del partido apuntó al punto penal. Hernando Patiño (ex-Santa Fe) el que agarraba la pelota con la intención de acabar la maldición de los “penales errados del Quindío” y con esta la de racha negativa de más de 10 meses sin ganar en casa. Sin embargo, Camilo Vargas en una estupenda estirada, tapó el fuerte remate con una buena dirección a la mano derecha del guardameta bogotano.

Tres minutos después llegaría la apertura, un estupendo pase de Ómar Pérez y una mejor definición cruzada de Jéfferson Cuero (0-1, min. 54).

Quindío regaló espacios, decidido a empatar y no dejar escapar los puntos. Mientras tanto, Santa Fe se dedicó a esperar, a esperar el momento indicado para liquidar el partido. Trece minutos antes de finalizar el encuentro, llegaría el tanto definitivo. Ota vez Ómar Pérez el actor intelectual, y otra vez un estupendo pase entre líneas, esta vez para Yovanni Arrechea. El atacante no desaprovechó la oportunidad y decretó el cero por dos, duro golpe para el local que veía como se le iban de nuevo los puntos en casa (0-2, min. 77).

Situación muy diferente en la que están ambos conjuntos, uno que deberá continuar luchando con el descenso y en las próximas fechas tendrá que enfrentar a los complicados Nacional e Itagüí. Y otro quiere seguir acumulando puntos para estar arriba en la reclasificación y continuar estando entre los ocho mejores del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *