Junior le perdió el miedo a jugar en la altura

Así como a los equipos de Bogotá les causa pavor jugar en Barranquilla, por el calor, la humedad y el ambiente del estadio Roberto Meléndez (y antes, del Romelio Martínez), para Junior, la altura era un problema muy grande.

La historia parece haber cambiado para el equipo desde la llegada de Alexis Mendoza. Solo en partidos de Liga, Junior logró cuatro victorias y tres empates en 14 presentaciones en Bogotá, Manizales, Tunja, Pasto y Rionegro.

Tres de esas victorias fueron el año pasado (0-2 a Boyacá Chicó, 1-2 a Millonarios y 0-2 a Águilas), y una en 2016 (1-2 a Fortaleza). Y eso sin contar la Copa Suramericana, en la que venció a Tolima 0-1 en Techo, ni la Copa Colombia, en la que dio la vuelta olímpica en El Campín, pese a perder el partido de vuelta de la final con Santa Fe (1-0, tras haber ganado 2-0 en Barranquilla).

“Todo lo que es altura es complicado para nosotros, aunque últimamente hayamos logrado sobrellevarla y sacado buenos resultados. Y es más complicado porque vamos a jugar contra Millonarios, que está en buen momento, que viene ganando y que está haciendo un buen campeonato”, afirmó el DT Mendoza.

Hay que remitirse a 25 años atrás para encontrar una temporada en la que Junior hubiera ganado tres partidos como visitante en la altura. En 1991, incluso, los ganó seguidos: 0-1 al entonces denominado Once Philips, en Manizales; 1-2 a Santa Fe y 2-4 a Millonarios.

Incluso, Junior tuvo una racha de 22 partidos sin ganar en la altura, desde 2004, cuando venció a Santa Fe 0-1, hasta 2008, cuando venció al mismo rival. Y después de ese juego pasaron otros 17 partidos sin que pudiera volver a sumar de a tres, hasta que venció al Once Caldas en Manizales en el 2011 (su primer triunfo en esa ciudad en 18 años). A Millonarios, su rival de este miércoles, estuvo 11 años sin ganarle, desde 2004 hasta el año pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *