DIM pasó de la ilusión inicial al desencanto final

El arranque del Medellín en Montería ilusionó y los más optimistas pensaban en goleada, pues a los 4 minutos el cuadro de Leonel Álvarez ya ganaba con tanto de Leonardo Castro.

El delantero hizo un gran esfuerzo y con la punta del guayo impactó el balón que le envió Cristian Marrugo, para celebrar con el Poderoso.

Algunos destellos de Johan Arango llevaron peligro sobre el arco de Wílder Mosquera, quien se exigía en cada lanzamiento para impedir el tanto del mediapunta que ocupó el lugar de Mauricio Molina, ausente por lesión.

Pero fue Jaguares el que celebró en Montería, gracias al tanto que marcó de cabeza Wílmer Díaz, quien solitario se levantó en el área sin marca para vencer a David González.

Corría el minuto 39 del primer tiempo y los locales igualaban las acciones 1-1, claro que la felicidad local duró muy poco, porque a los dos minutos, Castro, quien estuvo preciso y bien ubicado, logró de cabeza el tanto para dejar al Medellín como ganador parcial en el primer tiempo 1-2.

Para la parte complementaria, cuando se esperaba más presión del Poderoso para ampliar el marcador, el equipo no respondió como todos querían y el local empezó a sacarle provecho al calor y las condiciones de la cancha para inclinar las acciones de peligro sobre el arco de González.

La opción más clara la perdió el argentino Héctor Arrigo, a los 23 minutos del segundo tiempo, quien frente al arco remató para enviar la pelota al cielo.

Los monterianos no dejaron de insistir y fruto de ello Matías Cahais cometió un penal, a los 29 minutos, que decretó el central Nicolás Rodríguez y concretó Harold Rivera, para el 2-2 definitivo.

De ahí en adelante Medellín aguantó y salvo algunas acciones aisladas no generó peligro en el arco de Mosquera. El 2-2 resultó pobre por la calidad del rival, un equipo que solo ha ganado tres partidos en el torneo y se mantiene en las últimas casillas de Liga.

Leonel y sus hombres regresarán para preparar el duelo del próximo fin de semana ante Rionegro en el Atanasio Girardot con la misión de mejorar la producción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *