Cuando cambiar de técnico no paga en el fútbol colombiano

Solo tres equipos que renovaron su banco pudieron coronarse campeones en los torneos cortos.

La Liga profesional en Colombia cambió su formato en el 2002 para entregarle al mundo campeones cada seis meses. Ese formato tiene dos características: la primera, brinda emoción en la parte alta de la tabla, en la zona media y también en la zona de descenso. Y la segunda, que no da muchas opciones de enderezar el rumbo.

A esta altura (este fin de semana se está jugando la fecha 13), seis equipos cambiaron de entrenador: Junior (Julio Comesaña, con David Pinillos como intermediario, en lugar de Miguel Ángel López), Patriotas (Harold Rivera por Comesaña), Alianza Petrolera (Adolfo Holguín por Guillermo Berrío), Medellín (Hernán Torres por Pedro Sarmiento), Cali (Héctor Cárdenas por Leonel Álvarez) y Fortaleza (Alexis García por Hernán Pacheco). Los cuatro últimos equipos mencionados eran, al terminar la fecha 12, los cuatro coleros de la tabla, y solo uno, Junior, estaba entre los ocho primeros.

Otro dato que apoya esta teoría es que, en los 24 torneos que se han jugado con el formato de seis meses, solamente tres fueron campeones, y dos de ellos cambiaron de técnico por fuerza mayor: en el Finalización-2002, Víctor Luna reemplazó a Reinaldo Rueda en Medellín. El actual seleccionador nacional de Ecuador se fue para agarrar la Selección Colombia Sub-20. Luna logró un título que Medellín esperó durante 45 años.

El otro caso fue en el segundo semestre deL 2011: Jorge Luis Pinto asumió la dirección técnica de la Selección de Costa Rica y dejó en el cargo a José ‘Cheché’ Hernández.

El único equipo que cambió por falta de resultados y fue campeón fue Medellín, en el Apertura 2004. Jaime Rodríguez dejó el cargo y Pedro Sarmiento lo reemplazó. El DIM clasificó de sexto y en los cuadrangulares remató bien, para dar la vuelta olímpica frente a Nacional.

Pero si en la parte alta de la tabla la cosa no ha funcionado, entre los que miran hacia abajo tampoco es que hayan tenido mucho éxito. Todos los equipos que descendieron desde el 2010 movieron su banco: Cortuluá cambió a Fernando Valderrama por Harold Morales: bajó sin escalas. Al año siguiente, el descenso directo fue para Pereira, que cambió a Julio Comesaña por Alfredo Araújo, y América fue el primer equipo de la A en perder la promoción, luego de cambiar a Álvaro Aponte por Wilson Piedrahíta.

Real Cartagena dio dos timonazos antes de hundirse, en el 2012: arrancó Mario Vanemerak, luego llegó Germán ‘Basílico’ González y cerró, ya sin capacidad de maniobra, Húbert Bodhert.

En Cúcuta y Armenia tampoco tuvieron paciencia en el 2013 y ahora ven la A por televisión. En el Quindío arrancó Eduardo Cruz, lo reemplazó César Torres, luego llegó Arturo Boyacá en su lugar y, finalmente, a Torres le echaron mano de nuevo, sin éxito. Ahora está en Universitario de Popayán. En el rojinegro empezó el año Guillermo Sanguinetti, luego llegó Álvaro Aponte, quien duró apenas cuatro partidos, y cerró Julio César González, quien perdió la promoción contra Fortaleza. Timonazos que no sirvieron.

Tomado de http://www.eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *