Así jugó Colombia: adiós al Mundial con la cabeza muy alta

Análisis uno por uno de los hérores de la Selección.

Así jugó la Selección Colombia fútbol el partido de cuartos de final del Mundial de 2014 frente a Brasil, en la derrota por 2-1 con la que el equipo cafetero se despide del torneo.

David Ospina (7): regularidad. El portero colombiano mantuvo hoy el alto nivel que lo ha caracterizado en todos los partidos y fue decisivo y seguro cuando fue exigido en varios remates con peligro. En los dos goles no tuvo culpa.

Camilo Zúñiga (3): inseguridad. El lateral no tuvo la claridad y acompañamiento en el ataque lo caracteriza y mostró deficiencias en la marca cuando fue atacado por Neymar y Hulk en su costado. Le cometió una falta grave a Neymar, que salió en camilla.

Cristian Zapata (5): firmeza. El defensor del Milán no tuvo uno de sus partidos más sobresalientes, pero en el trabajo táctico cumplió el papel y consiguió frenar al goleador Fred cuando atacó por su costado.

Mario Alberto Yepes (5): seguridad. El experimentado zaguero, a pesar de ya no ser tan rápido como años atrás, fue seguro en los cierres y lideró la defensa transmitiendo confianza al resto de sus compañeros. Su experiencia pesó en la campaña mundialista y le fue anulado un gol por un fuera de juego previo.

Pablo Armero (5): empuje. Brasil no lo atacó tanto por su costado como se esperaba, pero cuando los dueños de casa lo hicieron el lateral resolvió con la fácil. Su aporte fue más para el acompañamiento en la ofensiva cafetera.

Carlos Sánchez (5): aplicación. Con la alineación de Fredy Guarín en la titular y la salida de Abel Aguilar, el trabajo de corte defensivo aumentó para el jugador del Elche, que cumplió su papel, a pesar de haber descuidado la marca de Thiago Silva en el primer gol.

Fredy Guarín (4): en deuda. Con su entrada Colombia esperaba tener un mayor desdoblamiento ofensivo y los remates de media distancia como una arma alternativa para vulnerar la defensa local, pero no se tuvo ese aporte tanto en ataque como en defensa.

Juan Guillermo Cuadrado (5): chispazos. Hoy el talentoso jugador colombiano tuvo algunos chispazos, pero no pesó cuando le tocó asumir el liderazgo del equipo en el ataque. En defensa se comportó bien y respaldó a Zúñiga. Fue sustituido al final.

James Rodríguez (8): talento. El creativo y principal referente del ataque colombiano luchó durante todo el partido y por momentos demostró su calidad técnica para superar la marca brasileña y orquestar las jugadas. anotó su sexto gol y fue amonestado.

Víctor Ibarbo (3): ausencia. El mediapunta fue puesto hoy en el equipo titular para ganar en marca cuando el equipo colombiano fuese atacado y para aportar con su velocidad en el contragolpe, pero en las dos funciones estuvo ausente y tuvo que ser relevado.

Teófilo Gutiérrez (5): sacrificio. Por las circunstancias del partido que no permitieron que su equipo llegase con claridad fue uno de los sacrificados. Se sacrificó en la marca para evitar una mayor salida al ataque de los defensas. Salió relevado del partido.

Suplentes

Adrián Ramos (5): su ingreso en el segundo tiempo no pesó en el ataque colombiano. Aunque se movió por izquierda y consiguió frenar la salida de Maicon, una de las apuestas del técnico brasileño Luiz Felipe Scolari para potenciar su ataque.

Carlos Bacca y Juan Fernando Quintero (s.c.): no tuvieron minutos suficientes para recibir calificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *